martes, 1 de abril de 2014

Ven...

Mi princesa:
Ven, que vamos a recorrer el mundo yo y tu sonrisa.
 Vamos a olvidar todos los momentos de lágrimas y de tristeza,
 seremos felices de una vez. 
Vamos a saltar desde lo más alto. 
Vamos a pasar días enteros besándonos hasta que se gasten nuestros labios. 
Voy a gritarte desde la otra punta del mundo que te quiero y que sin ti no se respirar. 
Vamos a pasar la vida juntos, cometiendo locuras, errores,
 estupideces y lo que haga falta.
 Tu voz será mi música, tu mirada la linterna de mi camino
 y tu sonrisa un motivo para sonreír.
Vamos a aprender a levantarnos, a perdernos para encontrarnos. 
Vamos a llorar de alegría y a reírnos de nosotros mismos. 
Ven, que nuestra vida empieza ya. 
Ven, que te voy a enseñar a ser feliz. 



1 comentario:

Georgiana Tivlica dijo...

Bob Marley dijo una vez "Se supera a los demonios con algo llamado amor."
Pero en realidad no existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas.
Momentos en los que sientes que el corazón se te sale y sube por tu garganta, dejando ese lado izquierdo con un vacío incalculable, momentos en los que los nervios asoman a una de esas piscinas de los hoteles pijos a las que llaman "infinity" y de tanto tontear
caen al vacío, como de un decimoséptimo piso abajo, haciéndote añicos por dentro... El amor es ciego y el final es triste, pienso.
El amor son palomas mensajeras con notitas, botellas lanzadas al mar con alguna esperanza, ese deseo que piensas imposible cuando pasa una estrella fugaz y un número que signifique algo más que una fecha. Es mirarlo a los ojos y no querer decir nada, es estar loca por él y que esa locura tenga siempre un poco de razón. Es cuando quieres decir algo y no te salen las palabras, cuando lloras de alegría y ahogas las penas, entonces sólo entonces estás enamorado. Cuando no puedes vivir sin esa persona, y pasas más tiempo del que vives pensando en ella, cuando luchas por alguien que de verdad te importa y lo consigues, y sientes eso que nunca podrás explicar a nadie, ganas de comerte el mundo, mi mundo, a él.
Yo quiero que siempre seamos jóvenes y que tengamos todas las noches para querernos.
Llevo esa sonrisa que se me pinta sola cuando estoy contigo. Entonces rompes el silencio y me dices que soy la más bonita de todas cuando no quiero parecerme a ninguna, pero yo, sólo me veo la niña más guapa del mundo cuando me reflejo en tus ojos.
Ahora deja de pensar, siento como me respiras en el cuello y tengo el vello de punta, cuando estás enamorado ni el cielo es tu límite,
así que vamos a dejar el final para otro día, déjame quererte.